Religión y salud mental ¿Son compatibles?

0
248

Antes que nada este post no tiene la intención de debatir acerca de que creencia o postura es la acertada, eso lo dejo a tu criterio.

Este es un tema del cual evito hablar pero como este tipo de creencias están muy arraigadas en el mundo hispano lo considero necesario. Hay quienes aseguran que el tener fe y acercarse a Dios puede resolver cualquier dolor del alma, muy respetable esa creencia e incluso hay personas a la que les ayuda mucho el tener esa espiritualidad (conste que dije ayuda, mas no que cura) pero ¿Qué sucede cuando ese sistema de creencias interfiere con un tratamiento psicológico o psiquiátrico? Lo peor que puede pasar es que se abandone el tratamiento o que ni siquiera se comience y eso si que trae muy complicadas consecuencias. ¡Ojo! No estoy diciendo que el tener una vida espiritual sea malo para la salud mental, de hecho si se lleva de forma sensata puede hasta tener grandes beneficios dentro de los cuáles se encuentran:

  1. El tener fe de que las acciones que estás llevando a cabo para tu mejora van a funcionar activa tu locus de control interno, es decir que tu propia motivación y esfuerzo se mejoran porque tu consciencia se programa a que los resultados dependan de lo que tu hagas y no de como percibas al resto del mundo. (La fe religiosa no es la única forma de activar el locus de control interno)
  2. El tener una vida espiritual hace que adquieras hábitos más saludables y esto es muy pero muy importante en cualquier tratamiento para la salud en general.
  3. Aumenta el optimismo y en muchos casos la autoestima.

Con los puntos que acabo de mencionar parece que una creencia religiosa no interviene para nada en un tratamiento de salud mental, y puede que hasta ayude pues un creyente sensato tiene la premisa de que la fe sin acciones no sirve, pero si la religión se lleva de forma insensata cayendo en el fanatismo si que puede perjudicar muchísimo por los siguientes factores:

  1. El creer que solo con oraciones o asistiendo a una iglesia sus males van a desaparecer por obra divina; esto puede llevar a rechazar un tratamiento, lo cual puede ser demasiado contraproducente.
  2. Una persona en estado de crisis, si se somete al fanatismo religioso, es muy propensa a padecer ideas delirantes del tipo místico-religiosas, acercándole a un episodio psicótico.
  3. El tener la creencia de que los trastornos mentales son demonios. (Aquí la persona no necesariamente está delirando pero con esto si entra en un periodo de crisis lo más probable es que si llegue a la idea delirante)
  4. El fanatismo puede llevar a actitudes sectarias tales como baja autoestima por culpa, aislamiento social… entre otras (En otro artículo hablo acerca de cómo reconocer el pensamiento sectario en instituciones religiosas, léelo AQUÍ)

En conclusión la religión y la salud mental pueden ser compatibles siempre y cuando las creencias y la fe se lleven de forma sensata y sin fanatismo y por sobre todo si no interfiere con el tratamiento. Saludos donde quiera que estés.

Si buscas ayuda psicológica puedes preguntar por nuestros tratamientos dando click en el siguiente botón.

Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here