La depresión, así como las afecciones y trastornos relacionados con esta, ha sido un gran reto para las ciencias de la salud mental, puesto que siempre se ha buscado la forma de tratamiento mas eficaz sin que existan efectos secundarios por el uso de psicofármacos, o en su defecto que estos sean mínimos.

Una de las terapias mas recientes y la cual ha mostrado los mejores resultados en estudios científicos es la terapia de activación conductual, la cual es una terapia cognitiva de tercera generación, que consiste principalmente en activar la actividad neuroquímica favorable para el estado de ánimo por medio de conductas que se solían tener previas a la depresión y que han desaparecido. Esta terapia puede llegar a ser tan efectiva que con ella puede ser posible prescindir de la medicación si se lleva con éxito. (Depende del caso)

Los estados emocionales responden a la actividad neuroquímica del cerebro y en eso se enfocan los tratamientos psiquiátricos, en equilibrar esta actividad cerebral, pero resulta que el cerebro responde a las conductas que llevamos a cabo y a las vivencias que tenemos, aquí es donde trabaja específicamente la activación conductual, en activar el cerebro mediante conductas que influyan en eso.

La persona con depresión adopta conductas evitativas, por lo que su actividad se ve muy reducida y es cuando cae en la apatía y la anhedonia (Falta de placer), esto provoca un déficit en la producción de endorfinas provocando el desequilibrio neuroquímico en el cerebro. En la activación cognitiva el principal objetivo es combatir directamente esas conductas evitativas sustituyéndolas por otras que produzcan refuerzos positivos.

Esto no se trata simplemente de llenar al paciente de actividades, sino que debe realizarse un análisis funcional de conducta para detectar los comportamientos mas significativos y funcionales para este. De esta forma la terapia de activación conductual se adapta a las singularidades de cada individuo.

Los principales promotores de esta terapia aseguran que con ella no es necesaria la medicación ni la terapia cognitiva en donde se trabaja con el pensamiento y las creencias, aunque en mente óptima nuestra recomendación es que no se use solo esta terapia puesto que hay casos en los que la medicación si es muy necesaria y de muy poco sirve estabilizar la actividad cerebral si las creencias y paradigmas desadaptativos permanecen, pues estos pueden ocasionar que la persona recaiga fácilmente en otro cuadro depresivo; por lo que consideramos que, en cuanto a psicoterapia se refiere, además de la activación conductual se maneje un modelo que trabaje con la cognición como por ejemplo la terapia racional emotiva o la terapia dialéctica conductual para evitar que en un futuro se recaiga; de hecho nuestro programa terapéutico funciona así.

Si buscas ayuda terapéutica puedes escribirnos desde cualquier lugar vía Messenger o whatsapp dando click en uno de los siguientes botones.  

Solicita la terapia que más se acomode a tu caso

Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here