DEPRESIÓN Y ALCOHOL


min alcohol art escrito

Alcohol, fiesta, placer y diversión van muy ligados de la mano, o por lo menos así es como se concibe desde el pensamiento colectivo de la gente; los participantes de una reunión social se van poniendo cada vez más alegres mientras el consumo de este elixir de la felicidad va en aumento ¿Qué se acabó la botella? No importa vamos por la otra ¿Qué terminó con su novia? Tómese un trago y la olvida ¿Qué ganó tu equipo de futbol? Pues celebremos con unas cervezas bien frías. No importa si es por desahogo o por celebración, el alcohol forma parte importante en nuestras reuniones sociales, las personas conviven más, el tímido baila y definitivamente es muy gratificante compartir unos tragos con esas amistades especiales. Si no pierdes la cabeza mientras bebes no hay problema, puede que despiertes algo sediento, pero si la pierdes te puedes convertir en el bulto de la fiesta (Lo que probablemente no recordarás) y no solo despertarás con sed sino con una resaca terrible, acompañada de vergonzosos flashbacks de lo que hiciste hace unas horas para que después te acompañe un sentimiento de culpa y una inexplicable depresión que dura aproximadamente medio día. Bueno, eso es lo que suele pasar si no eres una persona que tiende a deprimirse en su vida cotidiana o que esté pasando por un episodio depresivo; pero ¿Qué sucede cuando si eres alguien que tiende a deprimirse o que está pasando por un momento de depresión? Bueno, de eso se trata este artículo. (Por cierto que no se confunda depresión con sentirse triste, escribiré un artículo sobre ello y lo insertaré aquí, se los prometo)

En la depresión hay un déficit en la producción de serotonina y dopamina, para no hacerla complicada digamos que la serotonina es el neuroquímico de la felicidad o satisfacción y la dopamina el neuroquímico del placer. Teniendo entendido esto procederé a explicar un poco que es lo le hace el alcohol a estos neuroquímicos.

Resulta que el alcohol estimula la producción de dopamina y en fuertes cantidades interfiere de forma muy negativa en la producción de serotonina, lo que quiere decir que cuando alguien se pasa de copas se produce un placer sin satisfacción llevando a la persona a beber y beber sin sentirse satisfecha nunca. Si alguien con tendencia a la depresión o con un estado depresivo de por sí ya tiene el nivel de serotonina bajo, esto lo lleva a que desde los primeros tragos se enganche, ya que por su falta de serotonina desde el principio va a sentir ese placer sin satisfacción del que estamos hablando; es decir que es muy probable que desde las primeras copas no pueda tener control sobre la bebida terminando en tremenda borrachera y posterior resaca de varios días, y no precisamente porque el alcohol dure varios días en salir de su cuerpo ¿Entonces por qué es una resaca de varios días? Normalmente al salir el alcohol del cuerpo este comienza a producir serotoninas como lo hace de forma habitual, pero en el caso de una persona con tendencia a la depresión o que esté pasando por un momento depresivo la producción de serotonina va a seguir afectada, aunque el alcohol haya salido del cuerpo; esto puede provocar un estado depresivo con síntomas muy pronunciados, incluso pensamientos suicidas, ese estado puede durar varios días. En conclusión si tienes tendencia a la depresión o te encuentras pasando por un momento depresivo deberías pensártelo dos, tres, cuatro y cinco veces antes de meterte una borrachera; en lo personal no te lo recomiendo.

Te invito a que mires el siguiente video blog

BANNER TERAPIA ONLINE