DISTORSIONES COGNITIVAS, LOS SABOTEADORES DE LA MENTE. Parte 1


Saboteadores

¿Has sentido alguna vez que no tienes control sobre tus pensamientos? ¿Que a pesar de tus esfuerzos de salir adelante caes una y otra vez en el mismo error como si tú mismo te estuvieras saboteando? ¿Te ha dado la impresión de que casi nada bueno te pasa o que todo lo malo te sucede a ti? Esto muy probablemente se deba a que tu forma de procesar los pensamientos esté estrechamente ligada a distorsiones cognitivas, los saboteadores de la mente.

Las distorsiones cognitivas se originan a partir de vivencias mal elaboradas dando lugar a esquemas mentales rígidos e inflexibles que llevan a las personas a paradigmas poco sanos e irracionales; en palabras más simples, las distorsiones cognitivas son errores en el procesamiento del pensamiento que pueden hacer que tropieces una y otra vez con la misma estúpida piedra y como yo no quiero que ustedes, mis estimados lectores, estén partiéndose la cabeza repetidas veces con sus propios pensamientos aquí les traigo cinco distorsiones cognitivas que todo el mundo debe saber reconocer.

  1. ABSTRACCIÓN SELECTIVA

Ya anteriormente he hablado de esta distorsión cognitiva, y seguiré hablando de ella con frecuencia ya que en todos los problemas emocionales la tenemos presente. La abstracción selectiva, también conocida como visión de túnel, consiste en que la persona centra su atención a solo una pequeña parte todo lo que hay en su vida llegando a tener una visión deformada de las cosas; es como si miraran a través de un tubo viendo únicamente lo que les permite ver el orificio.

Esta es la distorsión favorita de los depresivos y de las personas con baja autoestima ya que centran su atención en los aspectos negativos de su persona y el mundo que los rodea, magnificándolos y anulando aspectos positivos que bien podrían cambiar la percepción que se tiene de sí mismo, de su mundo y de su futuro. Tenemos el clásico caso del hombre que terminó una relación con la cual se siente muy apegado y todo su mundo se derrumba porque desde su errónea percepción su pareja solía ser su todo y sin ella el ya no tiene nada, cuando en realidad él tiene muchas cosas maravillosas en su vida pero las ignora por focalizarse en la pérdida y engrandecerla.

La abstracción selectiva también se puede dar en caso inverso, es decir focalizándose en un solo aspecto positivo y engrandecerlo anulando los aspectos negativos, pero ¿Eso es bueno? ¡Por supuesto que no! Eso también es un grave error, pues puede hacer que una persona se quede estancada en una situación de conflicto sin que intente salir porque ignora la amenaza. Aquí encaja perfectamente el caso de la mujer que tiene un esposo golpeador, vicioso e infiel que de vez en cuando le da pequeñas muestras de afecto, ella constantemente lo justifica porque magnífica el único y pequeño aspecto positivo que tiene el atarbán de su marido y a la vez le resta importancia a la gran cantidad de aspectos negativos que tiene, convirtiéndose ella en una víctima de violencia intrafamiliar que no quiere dejar al tipo que la maltrata física y psicológicamente pero que de vez en cuando la hace sentirse un poco querida.

Si resulta que tiendes a tener esta distorsión cognitiva lo más recomendable es que amplíes tu campo de visión psíquica, es decir que analices tanto lo positivo y lo negativo que hay en tu vida para que de esa forma puedas tener una percepción más acertada de la realidad que te rodea.

  1. INFERENCIA ARBITRARIA.

Esta es la distorsión cognitiva que genera más peleas en el mundo, pues se trata de juicios y conclusiones aceleradas y de forma impulsiva basándose en información incompleta o errónea; muy común en paranoicos e iracundos. Tenemos el caso del celoso que todo lo que hace su pareja lo toma como una señal de posible infidelidad debido a que emite un juicio adelantado a cosas que observa, como por ejemplo, una llamada telefónica que resultó ser para su hermano o que ella en alguna ocasión se sienta indispuesta para intimar debido a una cuestión hormonal; otro ejemplo es del sujeto que constantemente interpreta comentarios de sus compañeros de trabajo como una agresión hacia él.

Si resulta que en efecto tiendes a sacar conclusiones aceleradas que te llevan a conflictos lo más recomendable es que siempre te preguntes que tan lógicas son dichas conclusiones ¿Posees suficientes pruebas lógicas para afirmar esa conclusión? ¿Pueden existir otras razones para que suceda lo que sea que te hace llegar a esta conclusión? Muchas veces es bueno ponerse en los zapatos del otro para entender mejor sus intenciones.

  1. PENSAMIENTO DICOTÓMICO

Sin duda alguna esta es la distorsión cognitiva favorita de las personas que presentan TLP (trastorno límite de la personalidad) o Borderline y consiste en tener una visión en blanco y negro de las cosas; todo es absolutamente bueno o absolutamente malo, se puede amar así como también de repente se puede odiar a la misma persona u objeto. Esta distorsión puede llevar a una inestabilidad emocional muy marcada.

Las personas con pensamiento dicotómico tienden a tener poca tolerancia a la frustración, ya que cualquier adversidad en el ambiente hace que ellos vean todo de una forma muy oscura y sin esperanzas; solo sienten seguridad si todo va perfectamente como ellos desean, y ante cualquier negativa que le reste perfección a su ideal se derrumban, pues de lo totalmente bueno cambiaron a lo totalmente malo en tan solo un parpadeo.

Este tipo de pensamiento se puede dar con respecto a personas así como a ambientes; a continuación daré una par de ejemplos. Tenemos a la mujer que se encuentra perdidamente enamorada de su pareja, lo adora y está convencida de que es lo mejor que le ha sucedido en la vida hasta que tienen una fuerte discusión, entonces ahora le odia terriblemente y está convencida de que es lo peor que le ha sucedido en su existencia, hasta que hay una reconciliación y volvemos al principio de este mismo ejemplo; amor y odio al extremo. Otro ejemplo, situado no en una persona sino en el ambiente en sí, podría ser el hombre que está teniendo una buena racha de ventas en su trabajo y a causa de eso siente que su vida es maravillosa y que es el tipo más afortunado del mundo con un excelente trabajo y una hermosa familia, pero resulta que dos de sus clientes deciden no comprar más el producto que vende y entonces su vida maravillosa, su excelente trabajo y su hermosa familia de repente se convierten en una vida tormentosa en la que tiene que mantener a una familia demandante con un trabajo que no puede solventar sus necesidades.

Si resulta que tienes la tendencia de ver todo en blanco y negro lo más recomendable es que siempre busque un punto intermedio de las cosas, nada es completamente malo ni completamente bueno; aplica la filosofía del ying-yang.

  1. PERSONALIZACIÓN

Esta distorsión es una especie de narcisismo a la inversa, pues consiste en que el individuo considera que todo lo que sucede a su alrededor le involucra de una forma negativa, de tal forma que siempre termina haciéndose autocríticas destructivas. La persona llega a conclusiones tales como “Si bosteza es porque ya le estoy aburriendo” “Si está de mal humor es porque le incomodo y tiene algo contra mi” “si una conversación se detiene es porque yo no supe mantenerla” en si son conclusiones en los que la persona se responsabiliza de lo que ocurre a su alrededor, con el objetivo inconsciente de autoanalizarse de una forma negativa. No la confundan con la paranoia, que es la idea delirante de sentirse en constante persecución y peligro;  en la personalización la persona no necesariamente se siente en persecución o en peligro, simplemente se responsabiliza de lo que hay a su alrededor, llegando a juicios negativos sobre su propia persona.

Si resulta que tienes la tendencia de responsabilizarte de todo lo que ocurre a tu alrededor lo más recomendable es que cuando captes que tienes una de estas conclusiones te preguntes si puede haber algún otro motivo por el que suceden las cosas, pues recuerda que tú no eres el centro del universo como para influir en todos los males.

  1. SOBREGENERALIZACIÓN

“Mi novio me fue infiel, por lo tanto todos los hombres me serán infieles” “A ella no le intereso, por lo tanto no le intereso a las mujeres” “Perdí una materia, por lo tanto perderé el año escolar” Estos son unos pocos ejemplos de sobregeneralizaciones que consisten en conclusiones generales sacadas a partir de una vivencia muy específica, convirtiéndolas en filosofías de vida en las que se cree de forma casi religiosa. Por lo general se apoyan en palabras como “todos, nunca, nadie, siempre, jamás, ninguno” etc.

Las personas con esta distorsión cognitiva terminan siendo muy limitados en sus alternativas, puesto a que tienden a sobregeneralizar las vivencias negativas y están con el temor constante a que se vuelvan a repetir. Por ejemplo, pongamos el caso de la mujer que vive una infidelidad con su esposo del cual se divorcia, entonces esta se cierra las puertas de rehacer su vida porque “todos los hombres son iguales” y se niega la oportunidad de volver a encontrar el amor; o está el caso del hombre de edad mediana que por alguna razón no pudo culminar sus estudios, pero no lo ha intentado porque “Si antes no pude mucho menos podré ahora y no podré nunca”.

Si resulta que tiendes a sobregeneralizar lo más recomendable es que analices si eso que sobregeneralizas siempre te ha sucedido, cuestiónate ¿El hecho que te haya sucedido una vez quiere decir que siempre te seguirá sucediendo? e intenta remplazar las palabras generalizadoras como lo son “todos, nunca, siempre” etc. Por palabras de probabilidades más abiertas como  “es posible, a veces, a menudo”

Bueno, en si para superar a estos saboteadores de la mente hay que confrontarlos en cuanto los reconozcamos en nuestros pensamientos; en muchas ocasiones no es fácil y se necesita algo de ayuda. Existen más distorsiones cognitivas de las cuales escribiré en una segunda parte de este tema; les deseo a todos un buen día, tarde o noche donde sea que me estén leyendo.

BANNER TERAPIA ONLINE