La ansiedad y la depresión no se curan con pastillas.


min las pastillas no curan

Esta es una realidad que nunca me cansaré de decir y es que en mis años de ejercicio profesional como psicoterapeuta me encuentro constantemente con casos que llegan a mi consulta diciendo que llevan una década o más tomando un coctel de psicofármacos, cambiando de medicación, de dosis, le ponen, le quitan le vuelven a poner y la ansiedad y la depresión ahí siguen. ¿Por qué sucede esto? Antes que nada debo aclarar que esto no sucede porque la medicación psiquiátrica sea mala ni mucho menos inútil, esta tiene una importantísima función en el tratamiento de la psicopatología pero esa función definitivamente no es la de curar.

¿Cómo lo explico? Las alteraciones emocionales suceden más que nada por lo que vivimos y la percepción que tenemos de esas cosas que vivimos, pues dependiendo de esa relación va a ser la actividad neuroquímica en nuestro cerebro, que puede ser favorable o desfavorable y ¿Cuándo vienen la depresión y ansiedad clínicas? Pues en la mayoría de los casos cuando estos estímulos desfavorables se vuelven muy frecuentes el organismo llega a un estado en el cual lo que se convierte normal para el cuerpo es producir poca cantidad de serotoninas, razón por la cual el estado de ánimo se vuelve muy bajo y la ansiedad puede llegar a niveles muy elevados y se hace muy difícil para la persona cambiar dicho estado, aun así haga muchas actividades placenteras. Aquí es donde ayuda la medicación psiquiátrica.

La medicación psiquiátrica sirve mas que nada para regular y estabilizar la actividad neuroquímica irregular que ha adoptado el organismo, una vez estabilizada lo ideal es trabajar con la propia psique, es decir con tus pensamientos y percepciones, por eso la psicoterapia es el tratamiento mas adecuado para lograr cambios notorios y duraderos. Si una persona en lugar de optar por la psicoterapia prefiere medicarse permanentemente porque eso lo ve mucho mas fácil que ir una hora a la semana con el psicoterapeuta, lo que está haciendo es acostumbrar a su organismo a tener la necesidad del psicofármaco para mantener una actividad neuroquímica estable, prácticamente como una adicción y esta, como todas las adicciones, genera algo que se llama resistencia que es cuando cada vez se requiere una dosis o una sustancia más fuerte para obtener el efecto deseado.

¿Quiénes son los responsables de este terrible fallo en la salud mental? ¿La psiquiatría? Para nada, la psiquiatría es un pilar importantísimo para la salud mental y la verdad es que la mayoría de psiquiatras que conozco no promocionan esta hipermedicación de la que estoy hablando, al contrario, promueven el tratamiento psicoterapéutico y tienen como uno de los principales objetivos de su tratamiento reducir la dosis de la medicación a 0 de ser posible.

¿Los responsables son las farmacéuticas? Pues es cierto que las farmacéuticas salen muy beneficiadas de esta situación y seguramente los involucrados en esta industria están muy felices de que las personas se dopen indefinidamente pero ellos lo que hacen realmente es aprovechar el error de los verdaderos responsables, a su conveniencia.

Entonces ¿Quiénes son los responsables de esta situación? Los auténticos responsables de esta situación son las personas mismas, pues visualizan una enfermedad mental como si de un resfriado se tratara, tienen la concepción de que es mucho más fácil y cómodo tomarse unas cuantas pastillas para reducir el dolor emocional momentáneamente en lugar de comprometerse a asistir una hora semanal con un terapeuta, de quien por cierto muchas veces tienen un mal concepto; tienen la idea de que invertir en ir al psicólogo es una pérdida de tiempo y dinero pues aseguran que contarle sus problemas a un amigo cualquiera es lo mismo que ir a terapia. Ya sabes, menos medicación y mas terapia.

BANNER TERAPIA ONLINE