VIOLENCIA INTRAFAMILIAR ¿HASTA CUANDO? (Perfil del maltratador)


min violencia intrafamiliar

La violencia intrafamiliar es algo que se ha vuelto tan común en América latina, tan común que ya hasta en la mayoría de los casos pasa desapercibida, pues pareciera que formara parte de nuestra cultura ya que muchas mujeres simplemente aceptan el que se les maltrate física, sexual y emocionalmente sin darse cuenta que están siendo víctimas de un tipo de violencia en la cual si no se rompe la cadena seguirá y seguirá hasta el fin de nuestra civilización. A continuación describiré las que a mi consideración son las características más relevantes de un maltratador intrafamiliar.

Es controlador: El maltratador intrafamiliar siente una enorme necesidad de controlar a su pareja, quiere tener dominio sobre todos aquellos que le rodean en su núcleo familiar y puede llegar a sentir una gran frustración cuando algo referente a su pareja o a sus hijos se sale de su control. Tienden a controlar la ropa que se pone la pareja, el tipo de música que escucha, las amistades que puede ver e incluso si de alguna forma percibe que su pareja tiene autonomía en algo se puede llegar a sentir amenazado y recurrir a la agresión para recuperar ese control.

Celos irracionales: Estos celos son una manifestación del temor de perder a la pareja, y no precisamente porque le quiera y le estime sino porque el necesita a alguien sobre quien ejercer control y autoridad. Cuando existen estos celos patológicos es muy alto el riesgo de feminicidio.

Aislamiento: El maltratador intrafamiliar recurre a aislar a su pareja de relaciones de amistad, e incluso familiares, para que de esta forma ella se sienta desprotegida y tenga la concepción errónea de que la única persona en el mundo que se preocupa por su bienestar es el marido maltratante. El victimario necesita vulnerabilidad en su víctima.

Doble fachada: En público tiende a ser una persona agradable, de buenos modales y principios, tratando de mostrar que tiene “una familia feliz” pero en la intimidad del hogar es agresivo, mezquino y déspota; cuida mucho las apariencias.

Impulsividad: Tiene accesos de ira de forma súbita llegando a romper cosas e incluso golpear a su pareja. A pesar de su impulsividad hay maltratadores que aprenden en donde dar los golpes para no dejar marcas en su víctima.

Amenazas: Es muy probable que el maltratador llegue a amenazar a su pareja con matarle e incluso puede amenazar con suicidarse si esta le deja. Si ya ha habido amenazas es porque muy probablemente sí lo ha pensado y debido a su alto grado de impulsividad es probable que cumpla esa amenaza.

Lenguaje manipulador: El maltratador sabe seducir y persuadir a la gente; puede llegar a ser alguien encantador y de esta forma justificar sus actos agresivos mediante un lenguaje manipulador y persuasivo, incluso ante jueces y abogados. Por esta razón la víctima constantemente se siente culpable y tiene la idea de que ella es quien provoca ese maltrato y por eso lo merece.

Agresión, arrepentimiento y reconciliación; agresión……. Esto es lo que yo llamo “El bucle infinito de la violencia intrafamiliar” El maltratante agrede, muestra arrepentimiento, la mujer maltratada cree en ese arrepentimiento, se reconcilian y el muestra una mejor actitud, la mujer maltratada cree en ese cambio pero al cabo de unas semanas o unos meses surge un detonante y ¡Zas en toda boca! O abdomen, o espalda; de esta forma regresando a la agresión con posterior arrepentimiento y reconciliación. ¿Cuántas veces se necesita comprobar por experiencia propia que ese supuesto cambio temporal es una farsa?

Por lo regular el maltratador intrafamiliar es alguien con una autoestima y seguridad pobres y es muy probable que en su infancia haya presenciado escenarios de violencia intrafamiliar, aun así eso no justifica que él lo esté repitiendo ya que es alguien muy consciente de sus actos. Ahora dime ¿Tu eres víctima de violencia intrafamiliar? ¿Tu pareja posee varias de estas características mencionadas en el presente artículo? ¿Por qué sigues ahí? ¿Te gusta ser un número más en las estadísticas de violencia intrafamiliar? O peor aún ¿Quieres ser un número más en las estadísticas de feminicidios? Tu puedes decidir.

BANNER TERAPIA ONLINE