¿Sientes que has desperdiciado los mejores años de tu vida y ya no tienes esperanzas en tener un futuro? ¿Piensas que irremediablemente estarás indefinidamente con la nube negra que te ha perseguido durante tantos años? ¿En serio piensas que tu vida ya no tiene arreglo y quieres rendirte? Es verdad que te ha tocado una vida difícil pero ¿Es necesario que quieras seguirte dando esa vida difícil? Porque lo que pasó ya pasó pero lo que está por suceder todavía lo puedes escribir ¿Ah no me crees? Deja y te doy unos consejos. Por cierto todo esto lo vas a hacer a lápiz y papel para que el cerebro trabaje más y se quede más impreso en tu mente.

  1. PLANIFICA

Comienza a trazarte metas, pero ojo, no te vayas muy lejos todavía, mejor plantéate objetivos a corto plazo y que sean fáciles de cumplir ¿Y esto por qué? Pues porque se trata de que los cumplas y no estoy diciendo que no crea que puedas cumplir metas grandes pero para llegar a esas grandes metas primero debes lograr pequeños objetivos, pues cada uno de esos pequeños pasos te impulsará más a cumplir algo más grande. El objetivo de esto es que comiences a considerar el futuro y a construirlo de acuerdo a tus deseos y necesidades ya que te estás rigiendo mucho de un pasado tormentoso en el que te has atorado. ¿Queeeeeeeeee? ¿Qué no se te ocurre ninguna meta? Bueno pasemos a los siguientes puntos y este lo dejaremos para después.

  1. NO SUFRAS EL PASADO, MEJOR APRENDE DE EL.

Lo que pasó ya pasó y en el pasado se quedó, no te mortifiques por lo que ya sucedió y no puede ser reescrito; en su momento esas adversidades te hicieron sufrir pero ¿Por qué tienes que seguir sufriéndolas? No te estoy diciendo que te olvides del pasado, de hecho lo que quiero decirte es que lo tengas muy presente pero no lamentándolo sino obteniendo lo que dé él te sea útil, me refiero al aprendizaje. ¿Por qué te sucedió aquello? ¿Qué harías hoy para que no vuelva a suceder? ¿Hay que hacer algún cambio en tu persona o en tu entorno? Utiliza el pasado como aprendizaje no como una razón para sufrir.

  1. NO SOBREGENERALICES.

Ya hablé de la sobregeneralización en un post anterior (Si quieres leerlo dale click AQUÍ), Esta es una distorsión cognitiva que consiste en tener la falsa creencia de que lo que sucedió una vez va a volver a pasar irremediablemente sin importar que tan diferente sea la situación o las personas involucradas. Los ejemplos más populares de sobregeneralización son los dichos “Todos los hombres son iguales” o “Todas las mujeres son iguales”, dichos muy comunes en personas que han vivido relaciones de pareja conflictivas y pierden toda fe en el amor llegando a comparar a buenas personas con aquellas que les hicieron daño anteriormente.

Si sobregeneralizas estás limitando tus opciones, no se puede vivir siempre con el miedo de volver a experimentar lo tormentoso; si ya hiciste el punto anterior en el que analizas tu pasado y logras discernir en que aspectos dependió de ti te darás cuenta que hay muchas posibilidades y que el sobregeneralizar no te llevará a ningún lado. Bueno ahora que te dispones a tomar el pasado como aprendizaje y no vas a sobregeneralizar puedes intentar trazar tus metas, verás que te resultará más fácil.

No te ancles de tu pasado, mejor vive el presente construyendo un futuro aprendiendo de tu pasado. Saludos donde quiera que estés.

Si estás interesado en ayuda psicológica escríbenos desde cualquier parte del mundo vía messenger dando click al siguiente botón.

Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here