En un sistema como el que vivimos ahora en el que  los empleos con salarios indignos son los que abundan y son considerados como una nueva forma de esclavitud, en donde las ofertas de esos mismos empleos son muy escasas y provocan frustración en quien no queda seleccionado, en donde las personas compiten entre sí para ser esclavos corporativos regalándole más de la mitad de su tiempo a una empresa que a sus empleados los ve como simples engranes y haciendo que las personas dejen atrás la mayoría de sus sueños; en un mundo como este es donde vale más la pena ser emprendedor, tal vez los resultados no sean tan inmediatos como el miserable pago de una quincena, pero indudablemente te dará más satisfacción ser tu propio jefe y sobre todo ser dueño de tu tiempo y tus metas. Si eso es lo que quieres a continuación te daré tres breves consejos.

  1. Define bien cuáles son tus habilidades y recursos.

Este es sin duda el primer paso a tomar, ya que tienes que fijarte que es lo que quieres hacer y compararlo con tus posibilidades, habilidades y recursos. ¿En que eres hábil? ¿En qué tienes talento? ¿Con que cuentas para llevarlo a cabo? ¿Posees algo que avale tu talento? En base a estas preguntas puedes comenzar a idear sobre qué quieres proyectar.

  1. Asegúrate de tener algo que te genere reservas.

Todo proyecto necesita un capital y para eso debes generar un ingreso, es cierto que existen préstamos pero créeme que no quieres endeudarte y vas a querer pagarlo lo mas pronto posible y si tu proyecto tarda tiempo en generar algo significativo te vas a frustrar. Tal vez no has conseguido empleo en eso a lo que te quieres dedicar pero podrías conseguirlo de otra cosa y de medio tiempo (para que te quede tiempo disponible), puede que el pago no sea mucho y que sea algo en lo que no pensaste laborar pero te generará reservas para alimentar en lo que haga falta para tu proyecto y te hará más sencillo pagar un préstamo, si es que lo hiciste. Este punto es muy importante, en el siguiente ya te darás cuenta.

  1. No te frustres, persevera.

Todo buen emprendedor sabe que le va a costar un tiempo obtener los resultados deseados, es muy probable que en un principio apenas recuperes la inversión y puede que ni siquiera eso (Precisamente para eso es el punto 2), lo peor que puedes hacer es frustrarte y abandonar. Todo nuevo proyecto en un principio genera muy poco porque apenas está en crecimiento, tienes que darle de comer, tienes que alimentarlo y si lo abandonas se muere; mientras mas perseveres y mas le alimentes (Para eso también es el punto 2) mas fuerte se hará tu proyecto y abarcará mas mercado. El que renuncia pierde.

Muy pronto estaré subiendo la segunda parte de este post en donde explicaré a fondo lo que es el análisis DOFA, cosa muy importante en el emprendimiento. Te mando donde quiera que estés.

BANNER TERAPIA ONLINE

Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here