¿Llevas años tomando antidepresivos o ansiolíticos? ¿Cuántas veces te han cambiado el tratamiento farmacológico? ¿El coctel de psicofármacos ya forma parte de tu vida?  Si tu respuesta es afirmativa ahora responde lo siguiente ¿Has sentido que has tenido progresos significativos? Ahora si tu respuesta es negativa responde a esto ¿Has llevado tratamiento psicoterapeútico sin interrumpirlo? ¡Lo sabía! No has tenido tratamiento psicoterapeútico y si lo has tenido lo has interrumpido varias veces ¿Dices que en psicoterapia no te has sentido bien y por eso decides interrumpir? ¿Sentiste que no te estaba sirviendo? Bueno pues te invito a que leas ESTO, sí dale click AQUÍ para que leas otro post en donde te explico porque a media psicoterapia te sientes incómodo y también te explico porque no es nada conveniente interrumpir un tratamiento psicoterapeútico. ¡Vamos! Dale click AQUÍ  para que lo leas y comprendas mejor de que estoy hablando, pero después de leerlo vuelve a este mismo post ¿Me lo prometes? ……………Vale te espero.

Antes de que me acusen de “antipsiquiatría” debo decir que no estoy en contra de que las personas con un trastorno mental se mediquen con psicofármacos pero si estoy en contra de la hipermedicación, que lejos de resolver un conflicto de la psique lo empeora añadiéndole una dependencia farmacológica en la que al pasar del tiempo el cuerpo desarrollará una tolerancia a dicho psicofármaco (Es decir que su efecto se va reduciendo con el pasar del tiempo) y cuando el antidepresivo o el ansiolítico ya no hagan su efecto ¿Qué sucede con los conflictos internos no resueltos? Seguirán ahí atormentando ¿Entonces se necesitaría recurrir a una medicación más fuerte, tal vez un anti psicótico? Eso para nada suena a recuperación.

Si bien es muy cierto que el tratamiento psiquiátrico es importante en la salud mental eso no quiere decir que es la piedra filosofal y método más efectivo para sobrellevar una patología mental, pues no todo se trata química cerebral, también nos regimos por nuestros credos, pensamientos y paradigmas propios, que si se han instaurado de forma rígida e inflexible provocarán los conflictos emocionales que tanto aquejan a las personas, y resulta que los psicofármacos no tienen ninguna efectividad sobre esto último que menciono. ¿De qué sirve que inhibas tus recaptadores de serotoninas para que tu cerebro flote en ellas si tienes la creencia de que tu vida es miserable? A eso me refiero, no solo se trata de modificar tu química cerebral sino que también hay que modificar esos pensamientos, credos y paradigmas que nos sabotean y aquí es donde entra la importancia de la psicoterapia.

La psicoterapia es un proceso en el que la persona tiene un conocimiento analítico de sus propias emociones, creencias y procesos cognitivos para de esta forma tener un mejor manejo de estos; es prácticamente un entrenamiento emocional para que no seas esclavo de tus propios pensamientos y emociones sino su amo. Pero muy pocas personas asisten a psicoterapia, es más, siguen el mito popular de que el psicoteraputa solo atiende a los “locos” (Para leer más acerca de este mito dale click AQUÍ) pero no es así, ya que no se necesita tener la razón perdida para beneficiarse de un proceso psicoterapeútico y además ¿Para qué esperar a tener una fuerte crisis y tener que ser medicado para comenzar a considerar el ir con un psicoteraputa? Si desde un principio comienzas un proceso psicoterapeútico es muy probable que en un futuro no tengas que necesitar esa molesta medicación, que por cierto en episodios críticos es muy necesaria.

Entonces ¿Consideras que vale la pena asistir a psicoterapia sin interrumpirla? Comenta, comparte este post y saludos donde quiera que estés.

BANNER TERAPIA ONLINE

Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here